Dos orejas, una cola, mi amigo.

Tal vez no estaría aquí si no fuera por una invasión de recuerdos, aunque tal vez sea porque después de mucho tiempo me atreví a mirar esas películas sobre mascotas, o porque leí algo sobre el tema, el problema es que ahora que lo pienso mejor, definitivamente no debería haberlo hecho. Habrá quiénes entiendan lo que hablo, y el resto, el resto tal vez lo intente. De todas maneras el daño está hecho, porque en definitiva aún siento ese enorme vacío, extraño esos ladridos, los juegos, y aunque hayan pasado alrededor de cinco meses, aún siguen quedando unas gotas amargas que deciden salir cuando se les antoja. De hecho en este momento amenazan con salir a borbotones, como si en algún momento fuera a explotar.

Hay quienes dicen que las mascotas se van antes porque ya saben amar, aunque sinceramente opino que es una estafa, una estafa al amor. Es que no conozco un amor más sincero, más leal y más dulce que el que nos brinda nuestra mascota, así que este post te lo regalo a tí, que te ganaste el cielo mucho antes.

Recuerdo el día que llegaste, una pequeña bola de pelos que lo único que hacía era ladrar, saltar y mordisquear con tus diminutos dientes. Jugábamos, saltábamos, corríamos, y que amargos me saben esos verbos en pasado. En poco tiempo comenzaste a crecer, pero tu rostro seguía siendo el mismo, seguías teniendo esa mirada pícara. Con el paso de los años, aprendiste a escucharme, me hacías companía, me hacías divertir, corriámos otra vez. Estuviste a mi lado cuando tuvo mi primer decepción amistosa, lágrimas caían y seguías con tus patas en mi pierna, como dándome apoyo. También estuviste cuando llegaba malhumorada del colegio, en cambio, tú me esperabas con la lengua afuera, enronces era imposible mantenerme enojada. Y luego más tarde cuando todo era oscuro, estábas a mi lado, como siempre. Un día las cosas cambiaron, tu mirada estaba perdida, y caminábas sin un rumbo fijo, ese día supimos que algo no estaba bien. Pensamos que sería pasajero. Unos días más y las cosas no mejoraban, un momento estábas feliz y en otro estabas gritando como de dolor. Luego era lo último. Recuerdo que uno de lo momentos en que aún caminabas fuiste a dónde estaba sentada y me pedías mimos, me mirábas con esos ojos, que evidentemente no eran los mismos, y te dije que las cosas estarían bien, lamento haberme equivocado, ¿sabes?, de verdad, lo siento. Así que ahí estábas, recostado en el piso, y no te movías, no hacías nada, no lo podía soportar, no podía perder mi verdadero amigo. Rezé, rezé y nunca lo había hecho, pero lo hice, pedí milagros, despertarme de la pesadilla, pero al amanecer me dí cuenta que en verdad te habías ido, que ya no estabas. Habré llorado semanas seguidas, habré gritado otras tantas más, y aún no puedo acercarme a tu casita, lo siento, de verdad no puedo. A veces inconcientemente te llamo y luego me doy cuenta de la realidad, otras en cambio siento que saldrás a recibirme, a quitarme el malhumor, de nuevo despierto. Que feo despertar.

¿Te acuerdas aún de tu amiga? Y ésta vez no me refiero a mí, pues te extraña, aún lo hace, pero las primeras semanas estaba en un estado de depresión, sentí que la perdía, como te perdí a tí. Con el tiempo mejoró, ya no tiene esa cara de felicidad, pero tampoco esa de tristeza, de vez en cuando juega un poco. Comprendí el valor de la amistad, no sólo entre humanos y mascotas, si no también entre ellas mismas. 

Y aún te extrañamos, espero verte pronto.

Advertisements