Soy.

Desde el día en el que comenzaste a hablar te están pidiendo que digas quién sos. Nos pasamos la vida pensando saber quiénes somos, pensamos que desde el momento en que nacimos estamos definidos. Pero resulta ser que llega un  momento en la vida en que te vas a mirar al espejo y te vas a preguntar ¿quién soy? Y la parte que más duele es que en realidad no lo sabemos. No podemos contestar a esa pregunta, y ahí es cuando empezamos a pensar en todos hechos, en nuestras acciones, nuestra manera de hablar, nuestros gestos, ¿nuestra personalidad? Sí, puede ser. Y de repente nos sentimos como un cuerpo con tanto órganos vitales, pero sintiéndote inerte. 
Así que así vamos a pasar la vida, buscando la respuesta para esa pregunta, e incluso llegando a los extremos de preguntárselo a otra personas.
Pero la verdadera realidad, es que no somos, no podemos definirnos, porque definir es limitar, y las personas deberían tener el poder de aceptar de que los verdaderos límites son aquellos que nosotros mismos ponemos en nuestro camino.

Advertisements

El arte de querer y que te quieran.

Me pasó que estaba revisando mi móvil y de repente aparece en la burbuja de chat el nombre de una persona con la cuál hace un tiempo no hablaba.
Cuestión de que ver ese nombre me hizo rebovinar un poco.
Así es que me acordé de los lindos momentos que he vivido, y de los que he visto que los demás viven.
Ya saben, las risas cómplices, los apretones de mano, los abrazos, las caminatas, las sonrisas a milímetros, y entonces llegué a que querer, sí es un sentimiento, pero querer y que te quieran es un arte.
Es fácil querer a la persona “equivocada”, y digo con comillas porque cada persona llega por un razón, por lo tanto no es la persona incotrecta, si no que no es el momento, el tiempo, la hora y las ganas justas, y por eso las cosas no funcionan, ya saben mucha ciencia, muchos números, muchos problemas y pocas soluciones.
Y que te quieran, bueno eso es un dilema, aunque siempre nos pasa con ese tío que siempre lanza un comentario de aquellos que te deja nulo, pero que tú, si bien le aprecias no lo haces con la misma intensidad con que lo hace la otra persona, vuelvo a repetir demasiada ciencia. Y no, no es que no me guste, de hecho es de mis materias favoritas, pero es que me tiene en la vuelta buscarle resultados a ecuaciones sin soluciones, ¡y que para colmo dan más problemas!
Bueno como sea, ya me estaba llendo por las ramas, el caso es que querer y que quieran, todo al mismo tiempo es una arte, es una creación del ser humano que expresa, que siente, y eso es lo que pasa cuando encuentras a la persona que es tu lienzo en blanco, que expresa tu libertad, entonces enhorabuena, lo has pillado, tu eres el arte.
image

Mi teoría del verano.

Quizás suene un poco estúpido lo que voy a decir ahora, ya que estoy segura de que en realidad lo es, pero de todas maneras lo voy a decir. Es que si uno no se libera de lo que tiene dentro se satura y no avanza, y no, no quiero eso.

Sé que todos pasamos por cambios a lo largo de nuestra vida, y esos cambios pueden ser en cualquier estación, o en cualquier día, pueden ocurrir mañana o dentro de 5 años, pero en lo personal, los cambios ocurren en verano, por eso he creado mi teoría del verano.

El verano, esa esperada estación, donde el calor inunda la ciudad, donde los mojitos se hacen más frecuentes, y las playas se vuelven más concurridas, en donde suele haber alguna que otra fiesta con amigos, pero más allá de todo lo maravilloso que tiene es la estación en la cual las personas cambian más, ya sea porque nos tomamos un tiempo a solas (o varios), o por hechos que nos cambian la forma de ver las cosas.

Tengo la teoría de que ningún verano es igual a otro, y que las personas tampoco van a ser las mismas, ahora van a tener metas que desconocías, van a vestir de otra manera y van a leer a otras personas, y también a frecuentarlas. El caso es que para nosotros, los que cambiamos la perspectiva, nos damos cuenta de otras cosas, de otras personas, otras canciones.
Y creo que la parte en que frenas del alocado trajineo de la vida, y paramos a ver lo mucho que cambiaron, creo que esa parte es la que pega fuerte, cuando te das cuenta de que tus colegas ya no son los mismos, que tus amigas hablan otro idioma, y que ahora, resulta que ya terminaste tu libro favorito, ¿y entonces que hago? Seguir adelante, que sí, que las personas van y vienen, que los libros se terminan, y el café se enfría, pero la vida, la vida no se detiene por nada.

Mi pieza del puzzle.

He tenido últimamente la posibilidad de pensar un poco sobre mis acciones, y mis dramas tan enredados para la temprana edad, dramas que fácilmente podemos llamar “adolescencia”.
Varias veces me han dicho que no soy igual a las demás personas, y que tengo una forma distinta de pensar y ver las cosas, también me han dicho que soy madura. La verdad es que a estas alturas ya no sé decirles con certeza si todo esto es verdad, puesto que ahora o hasta hace unos días todo parecía revuelto, y muy diferente a como era antes. Así que hoy, elegí justo este día lluvioso y nublado, que acompañado a un café me ayude a descifrar el enigma, mi vida.

Tal vez es el hecho de que estoy creciendo, o que simplemente me he dejado influir por otras mentes, pero el hecho es de que hoy me levanté, me miré al espejo y no reconocí quién era esa persona del reflejo, la veía y para mí era una completa desconocida. Y esa sensación, esa, realmente no se la recomiendo a nadie, porque es entonces en donde empiezas a poner cada pieza del puzzle, y te das cuenta de que estabas en el puzzle equivocado, y tuviste que moldearte a los contextos para encajar, y duele, duele cambiar para que te acepten.

Y hoy, justo hoy, un día nublado y lluvioso, justo hoy tomando un café, justo hoy me dí cuenta.

El problema es que ya he avanzado lo suficiente como para no volver atrás, y aunque tenga que seguir este camino, voy a volver a ser la pieza que fui, con algunas experiencias más, con mis principios e ideales, y voy a afrontar la vida con una taza de café o un trago de ron, pero de alguna manera lo voy a hacer. Prometí no tirar la toalla y no lo voy a hacer.
Solo hice esta parada para descansar, para contar la estrellas, mirar las nubes, elevar la vista, y respirar, respirar hondo, hasta llenar los pulmones, y repetirlo una y otra, otra vez, las veces que sientas necesarias hasta que te encuentres con el oxígeno necesario para seguir adelante.

image
No hay tiempo, no hay tiempo para perder los sueños

Mágicamente real

Hay momentos en la vida, en los cuales nos damos cuenta de la realidad.
Una realidad muy distinta de la que nos imaginámos, ya que al parecer la vida no es tan ¿mágica?

Aunque ciertamente sobrevaloramos el significado de mágico, es cierto que mientras caminamos no vuelan chispitas que cambian de colores, ni mucho menos poder ser invisibles, bueno, ahí tal vez me equivoque.

Es que a veces son los pequeños momentos, sí, volvamos al cliché, pero es la verdad, son los pequeños detalles.

Son los besos, los abrazos, es el saludo de un desconocido, es una charla hasta las tantas, son los atardeceres, son los ameneceres, es escuchar el viento en una noche de verano, son la personas.
Las personas, esas que van y vienen, y que al final del camino quedan unas pocas, pero he escuchado algo como que todas las personas se llevan algo de nosotros y dejan algo de si mismos, y es verdad.
También es verdad que muchas de esas personas nos han hecho llorar, nos han hecho sufrir y volvemos a decir : “Ojalá nunca lo hubiera conocido”. Pero ciertamente era necesario hacerlo, era realmente necesario conocerlo, porque es la mejor manera de remacharnos la cabeza en el muro, es la manera en la que tropiezas una, y otra, y otra vez con la misma piedra, por el simple hecho de que le quieres. O le necesitas, y la verdad es que a estas alturas ya no sé cuál es peor.
El hecho es, que en general son esas las personas a las que les tenemos que dar las gracias, son esas, y aunque tal vez no sea por su excelente conducta, sino por el simple hecho de que en esos momentos en los que caes, y piensas que estás completamente perdido, es donde te encuentras, a veces solo, a veces acompañado.
Es que de los peores momentos, es en donde aparecen las mejores personas, esas tan humanas que se tiran a un costado y quedan en silencio por horas mientras te desahogas, esas que te comprenden más allá de las coincidencias, es que son esas, esas con las que luego de un tiempo y unos cuantos potes de helado, y uno que otro trago, solemos llamarles amigos.

Así que gracias, gracias a ti por desmoronarme por completo, por ser más que una hermosa ola, tan hermosa que llegó a ser un tsunami, y por naturaleza destruiste todo a tu paso.
Gracias, gracias por dejarme sola, gracias por mostrarme mi peor imagen, gracias por demostrarme que no todas las personas estarán siempre, gracias por traicionarme, gracias por todo el daño que me hiciste, porque después de todo encontré algo mejor, me encontré a mí misma.
image

Life.

Vida es una cosa, vivir es otra.

Tendríamos que dejar de pensar en ‘vivir’ como verbo, si no como acción.
Yo vivo, tú vives, nosotros vivimos.
Todos siempre pensamos en nuestro futuro, nuestras metas, logros y expectativas, es el futuro que nos hace cerrar los ojos para imaginarlo. Y es que todo lo que tiene de bonito, lo tiene de irreal. Para nuestra suerte el futuro es incierto. Sabemos que hoy estamos aquí, pero mañana, mañana..eso no lo sabemos.

Y está el pasado, ese que siempre miramos con ojos melancólicos, a veces tristes, a veces enojados, y otras, otras simplemente nostálgicos. Es ese que te hace estancar, que te hace dudar.
Pero siempre debemos tener en claro, que el pasado ya pasó, el pasado sólo es un recuerdo.

Hasta que llegamos al tan poco valorado presente, el presente es ahora, y ahora es que tienes la posibilidad de hacer un futuro distinto, o de igual manera si no lo hay, ¡A la mierda! Que no te importe la opinión ajena, ya dejate de estúpideces, que si esto que si aquello ¡Basta!
La vida es una sola, ¿pero puedes decir que has vivido lo que llevas de vida?
Así que, que no te importe si a la gente no le gusta como vistes, que no te importe si la gente te mira por tus tatuajes, que no te importe tomarte de la mano con tu pareja, que no te importe que te vean demostrando tu afecto, que no te importa si tienes una calorías de más, que no te importe emborracharte en una fiesta, ¡Que no te importe!
Empieza a mostrarte como eres, a veces feliz y otras no tanto, no tengas miedo a que vean quien eres, porque sabes, no puedes elegir que no te hagan daño, porque claro que lo harán, pero tú eliges quien te daña.
En el transcurso de la vida vas a tener muchos dolores, muchas tristezas, y todas ellas te harán dudar de seguir.
Sigue.
Sigue.
Sigue.
Y si te quieres detener, que sea a descansar.
No dejes que la vida te juegue carrera y te ganen los años.

Deja de pensar en lo que has hecho, o en lo que pasará, porque si quieres que algo suceda el momento es hoy.

image
Vive, vive como si fuera el último día